domingo, 22 de abril de 2012

LA VIDA ES BELLA

Hay frases que salvan. "Palabras que curan" como reza un estupendo libro de Alex Rovira y que se convierten en recursos vitales ante la adversidad, la angustia, el temor...

Palabras que te hacen ver las cosas de otra manera y a partir de ahí se facilita el cambio. Se desbloquea lo que parecía no tener solución y conducía irremediablemente al fracaso. Conflictos, temores, expectativas se ven reforzados o superados en función de la perspectiva adoptada.

Como decía Oriol Pujol Borotau, "la vida no es un problema a resolver sino un misterio a vivir".  Todo depende de la actitud que adoptemos. En este sentido podemos entender también la frase que un día le oí a Victor Küppers en la presentación de su libro "El efecto actitud":

"Hoy, en la ciudad, todos, absolutamente todos, se levantaron con granos de azucar en los labios. Pero solo se dieron cuenta los que al despertarse, se besaron".

Por tanto resultan imprescindibles tanto las palabras positivas, las palabras que nos abren nuestra percepción, como las actitudes conscientes, atentas y entregadas al momento presente para vivirlo.

Os dejo con una secuencia de esta fantástica película "La vida es bella", que ejemplifica claramente el valor de las palabras y la actitud vital y consciente en muchos sentidos de un padre con su hijo.



Otras películas que os pueden interesar sobre estos temas de las palabras y las actitudes son:

-Big Fish.
-Gran Torino.
-Cadena de Favores.

Próxima entrada: Krishnamurti y "La educación".

No hay comentarios:

Publicar un comentario